Aquí está el nuevo Mercedes Clase E Cabriolet

El Salón de Ginebra, cuya inminente apertura se deja notar por la llegada de novedades (¡¡el día 3 de marzo!!) es el lugar elegido por Mercedes para completar la gama del Clase E. Un modelo que llegó con más ambición que nunca, con tecnología por doquier, una preciosa carrocería cupé y ahora, con el Mercedes Clase E Cabriolet, casi un Clase S cabrio a escala tanto por imagen como por contenido tecnológico.

El camino estético que ha tomado Mercedes con la nueva generación de modelos no se puede definir de otra manera que no sea acertadísimo como mínimo. Y esto sin caer en frases que hagan pensar que somos poco imparciales. Los nuevos modelos de la estrella se reconocen a kilómetros de distancia, desprenden calidad e imagen tecnológica, todo muy propio de Mercedes, pero nadie los tomaría por coches ‘de señor’. Y si hay alguien que todavía piensa eso, no tengo puedo decir que, por favor, llámeme señor. Son coches muy atractivos y según el acabado, deportivos y agresivos. Pecan como muchos otros de excesivo parecido entre algunos modelos, algo que parece estar de moda y que, no dudéis ni un solo momento, que abarata costes de diseño y desarrollo.

 

Mercedes Clase E Cabriolet

 

Por por suerte, sobre si eres un purista o te gusta lo tradicional, han dejado de lado los techos metálicos retráctiles y se lo dedican, como viene siendo costumbre, únicamente al Mercedes SLC (el antiguo SLK) que ‘viaja’ en solitario y se decantan por clásico techo de lona, con el que se conguise no solo una línea más equilibrada tanto capotado como descapotado, sino que además el peso no se dispara como en el otro caso. Y ya para rematar, como suele ser costumbre, se pueden elegir varios colores para la lona que va del marrón oscuro al más clásico negro.

Actualmente ya no hace falta recurrir a un techo metálico para lograr un aislamiento más que decente; en ocasiones se llega a niveles de aislamiento cercanos a las versiones cerradas. El nuevo Mercedes Clase E cabriolet disfruta de una capota con estructura de varias capas y un diseño muy sofisticado, que aísla casi a la perfección (o eso dicen) tanto acústica como térmicamente. El diseño y la ingeniería aplicada deriva del Clase S Cabrio y sólo necesita 20 segundos tanto para abrir como para cerrar el habitáculo pudiendo hacerlo en marcha si no superamos los 50 km/h.

 

Salón de Ginebra

 

El Mercedes Clase E Cabriolet toma como base de partida el cupé, como es lo más lógico y se beneficia de la suspensión 15 milímetros más baja y de las vías ensanchadas de este. El habitáculo es prácticamente el mismo a excepción de los asientos que pueden incorporar la función Airscarf y un cuero capaz de reflectar el calor para que no te abrases al sentarte. Exclusivo también del cabriolet es el climatizador inteligente capaz de detectar si se circula sin techo para adaptar su funcionamiento o el deflector Aircap, instalado en el marco superior del parabrisas y que reduce las turbulencias en el interior.

La gama de motores anuncia como siempre propulsores diésel y gasolina, no se han dicho cuales, pero es de esperar que tenga la misma gama del Mercedes Clase E Coupé. Incorpora los ya clásicos modos de conducción con el sistema ‘Drive Select’, así como varios tipos de suspensión a elegir como la ‘Direct Control’ (de serie tipo convenciona), la ‘Dynamic Body Control’ (amortiguadores adaptativos y tres modos) y la conocida ‘Air Body Control’ (suspensión neumática).

 

Fotos del Mercedes Clase E Cabriolet 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.