Audi RS5, pierde dos cilindros y gana a cambio, dos turbos

Si de algo han presumido en Audi, a parte de los motores diésel, es de versiones deportivas. Desde aquel rompedor Audi RS2, un familiar con alma de Porsche que lo puso todo patas arriba, la firma de los cuatro aros ha ido lanzando variantes ‘Renn Sport’ cada vez más potentes y radicales, más deportivos y espectaculares hasta que hemos llegado al nuevo Audi RS5, el primero un cambio de orientación que da un más, o dos, hacia una vertiente más racing y radical.

Audi asegura que a partir de ahora, y comenzando con el nuevo Audi RS5, su objetivo es crear deportivos más radicales, tanto visual como dinámicamente. El audi A5 fue un modelo que cuando llegó al mercado arrasó en críticas por una imagen soberbia, uno de los mejores trabajos de Walter da silva, con un broche de oro en el brutal Audi RS5 con motor V8. El nuevo, y a las imágenes nos remitimos, pierde cierto encanto por el camino. No ofrece el mismo equilibrio de la primera generación y puede que resulte más radical, pero no entra por los ojos como la primera.

 

Audi RS5

 

Gustos a parte, lo que sí hace es desechar el V8 atmosférico en favor del nuevo V6 2.9 TFSi biturbo, mucho más ligero, eficiente y rápido. Hay que acostumbrarse a este tipo de cambios, donde se reduce la cilindrada y mediante técnica y tecnología, se mejoran las prestaciones y consumos. Además, no es un camino que deba considerarse equivocado o peor, un motor, por potente que sea, no debe malgastar combustible. Debe ser potente, fiable y eficiente, pero no en términos de consumo, que también, sino de aprovechamiento del combustible.

Este nuevo propulsor, con mucha menos cilindrada, rinde los mismos 450 CV que el V8 atmosférico pero gana 170 Nm de par llegando ahora a los 600 Nm. Acelera de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos, si le instalas el paquete Dynamic la punta llega a los 280 km/h y se recurre al Tiptronic de ocho relaciones en lugar del DSG de siete aunque si incorpora como de costumbre el sistema de tracción total quattro.

 

Audi RS5

 

Se trata además de un motor que ha sido un desarrollo conjunto entre Audi y Porsche, donde cada cual emplea sus propias técnicas como un turbo tipo ‘Twin Scroll’ o bien, dos turbos como en el casi del RS5, con ambas turbinas colocadas entre las bancadas de cilindros. Un motor que se presentó a finales de 2016 y que supone uno de los primeros pasos en pos de reducir costes y aprovecha las ventajas de las sinergias entre marcas en cuanto a diseños y desarrollo de tecnología. Algo que hasta el momento siempre se le ha dado muy bien a Volkswagen y que tras varios años, termina con la independencia de Porsche respecto a VAG en el apartado mecánico. Y es uno de los pasos pues el primero de todos se dio con el V8 4.0 de 550 CV que estrenó en Panamera y que llegará a modelos de Audi y Bentley.

Respecto al resto del nuevo Audi RS5, podemos encontrar la suspensión deportiva con esquema de cinco brazos en ambos ejes, con las opciones para incorporar el sistema Dynamic Ride Control, la dirección dinámica y los frenos cerámicos. El reparto de pesos, algo que como ya sabéis, influye totalmente en el comportamiento, es ahora del 60/40, con más carga en el eje delantero como suele ser habitual en la marca, pero con un reparto en el sistema de tracción que da cierta prioridad al eje trasero para potenciar la agilidad, que además, por su parte, monta un diferencial deportivo.

Si te gusta, ya puedes ir ahorrando pues se pondrá a la venta en España en el mes de junio por 99.300 euros.

 

Fotos del nuevo Audi RS5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *