El Chevrolet Camaro ZL1 se luce en Nürburgring

Nürburgring Nordschleife. Que nombre tan icónico, un lugar de ensueño para los aficionados, la meca del automovilismo deportivo, ¿que tiene el circuito de Nürburgring para haber llegado a copar semejante lugar en un universo tan amplio con el del automóvil? Muchos dicen que es por ser el mejor trazado del mundo, algo cuestionable según gustos de cada uno, otros dicen que su dificultad le otorga ese aura de lugar sólo indicado para iniciados mientras que otros dicen, que su trazado es tan retorcido y está rodeado de tanta vegetación que da la impresión de estar en una carretera de montaña y que en realidad, te diriges hacia algún lugar.

Jackie Stewart, tres veces campeón de la Fórmula 1, describía el circuito de una forma muy concreta e incluso podríamos decir, que reveladora si tenemos en cuenta viniendo de quien viene.

‘Imagínate ir por un valle, a 280 km/h, entre árboles, con la parte baja del coche rozando contra el suelo, con suspensión crujiendo y comenzando una cuesta con muchísima fuerza de gravedad.

Cuanto más rápido vas en el Ring, menos sabes, y quizá sea eso lo mejor. en todas las vueltas que hice allí cometí algún error. Nunca logré conseguir la sensación de hacer una vuelta perfecta. Como será que creo que si lo hiciera andando, acabaría horrorizado, nunca volvería a correr allí.

Nürburgring es aún más peligroso que Spa. Correr allí daba una enorme satisfacción, pero quien diga que le encantaba, o es un mentiroso, o ni iba lo bastante rápido.’

Chevrolet Camaro ZL1 en Nürburgring

Quizá estas palabras sirvan para comprender ese magnetismo que tienen sus 23 kilómetros de longitud. Lo que está claro es que si los fabricantes de deportivos se centran mucho en un buen comportamiento en dicho trazado es por algún motivo, además, por descontado, del marketing y la imagen que da un buen tiempo en el Infierno Verde. Ha cogido tal importancia que hasta vienen del otro lado del charco a desarrollar los coches y a marcar tiempos de vuelta, como es el caso de Chevrolet con el brutal Camaro ZL1. ¿Y sabéis una cosa? Es casi tan rápido como un Ferrari 458 Speciale, nada más y nada menos. No en balde, ya se les vio probando durante el mes de mayo para lo que era, a todas luces, una preparación para intentar un tiempo de vuelta.

Parece que los trabajos fueron bastante bien pues ha sido realmente rápido, 11,67 segundos más veloz que la generación anterior, lo que supone todo un mundo. el tiempo exacto marcado por el Chevrolet Camaro ZL1 ha sido de 7:29,6 minutos. Como muestra de que se trata de un tiempazo, decir que el Lamborghini Huracán marcó 7:28 y el Ferrari 458 Speciale 7:29,3, mientras que el Porsche 911 GT3 (991) se va hasta los 7:32.

Según Chevrolet, el coche es de estricta serie a excepción de la instalación de un equipo de adquisición de datos, un arco antivuelco y asientos de carreras Sparco con arneses de seis puntos. Por lo tanto, el bruto V8 de 6,2 litros sobrealimentado mantenía sus 650 CV y 880 Nm intactos, aunque montaba el cambio automático de 10 relaciones y levas en el volante, la suspensión Magnetic Ride Control y los frenos Brembo. Iba calzado con los GoodYear Eagle F1 Supercar 3 en llanta de 20 pulgadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.