El Porsche 911 GT3 recupera el cambio manual

Vivimos una evolución que está llevando a los fabricantes europeos a ofrecer modelos con motores cada vez más pequeños, que gracias al turbo rinden potencias bastantes respetables (tendencia camino de desaparecer), mecánicas híbridas en busca de la mayor contención de consumo y emisiones posible, junto con el desarrollo y posterior aplicación de cambios automáticos que llegan a nada menos que 10 relaciones de desarrollos que ahondan en esa idea de la eficiencia. Cosas que para muchos, sobre todo los puristas, eliminan por completo el placer de conducir que ofrece un motor de combustión atmosférico de altas revoluciones y cambio manual.

Algo similar se debió pensar en su día cuando se comenzó a popularizar la inyección, jubilando a los clásicos carburadores, la dirección asistida o el servofreno, y apostaríamos sin miedo a perder, que sólo una minoría volvería a comprar automóviles alimentados por carburador. Es lo que tiene la evolución, al principio no se está contento con ello, pero una vez implementada, nadie quiere renunciar a ello. No obstante, hay un apartado donde no se ha conseguido llegar a este punto, y es el cambio de marchas. Llevamos años conociendo transmisiones automáticas cuyo funcionamiento es espectacular e incluso muy deportivo, pero se sigue abogando por los tres pedales y el selector con recorridos en ‘H’ de toda la vida.

 

Porsche 911 GT3

 

Cuando se pregunta sobre el tema, las respuestas a favor del cambio manual puede ser de lo más variopintas, siendo la más común aquella que afirma que te diviertes ni disfrutas igual con el tercer pedal que sin él. Y no seremos nosotros los que digamos lo contrario, pero si vamos a añadir que no te diviertes igual con un cambio automático por la falta de ‘conexión’. Esa ‘simbiosis’ hombre-máquina que tanto nos gusta a los que disfrutamos conduciendo no se tiene, o al menos, no la sienten la gran mayoría cuando se dispone de un cambio automático.

Uno de los mayores representantes de esta ‘simbiosis’ era sin lugar a dudas el Porsche 911 GT3. Un deportivo con motor atmosférico de altas revoluciones, propulsión y cambio manual. Algo que cambió cuando Porsche tuvo la ‘genial’ idea de incorporar la transmisión PDK de doble embrague y que en el Salón de Ginebr de 2017, han decidido cambiar y presentan el nuevo Porsche 911 GT3 recuperando el selector en ‘H’ de toda la vida aunque, hemos de aclarar que será una opción y no de serie. Eso sí, totalmente gratuita por lo que cambiar el PDK por la transmisión manual no costará ni un solo céntimo. Algo es algo, ¿no?

 

Porsche 911 GT3 cambio manual

 

Habrá que estar atentos a cómo se reparten las ventas entre el automático y el manual, que mucho ‘ladran’ los más puristas pero luego las cifras son todo lo contrario a lo que ellos pregonan. En ocasiones, da la impresión que si fuera por los puristas, todavía seguiríamos con motores de válvulas laterales y frenos de tambor. Exageramos evidentemente, pero por suerte no se les hace tanto caso que hagan llegar a situaciones similares y podemos disfrutar de motores como el que tiene el Porsche 911 GT3. Y decimos disfrutar porque lo aprendido en estos coches, llegan con el tiempo a los coches ‘de masas’, no porque podamos echarle el guante. Ya nos gustaría…

Mientras toda la gama del 911 recurre a motores turbo, el GT3 les da la espalda quedándose con el boxer de seis cilindros y 4 litros derivado de los motores del 911 GT3 R y RSR de competición. Se fabrica en la misma línea de montaje que esos motores y declara 500 CV a 8.250 rpm, con el corte a 9.000 rpm, además de 460 Nm a 6.000 rpm. Motores de los que quedan pocos y que llegará un día que serán recordados, admirados y deseados por casi todos los aficionados. Mucho más que ahora.

 

Interior Porsche 911 GT3

 

Las cifras que lo acompañan son, como cabe esperar, de infarto y para los que defienden la mayor eficacia del cambio automático, decirles que apenas hay diferencias llegando a ser insignificantes en su empleo por vías públicas, dejando la elección de la transmisión a meros gustos personales. El 0 a 100 km/h lo completa en 3,8 segundos frente a los 3,4 segundos del PDK. En competición si puede ser una diferencia a tener en cuenta, en la ‘vida real’ es casi lo mismo.

A los defensores del cambio manual les gustará saber que el Porsche 911 GT3 con esta transmisión pesa 10 kg menos que el equipado con el PDK y además, monta un diferencial autoblocante mecánico y no de control electrónico. Lo que si equipan ambas versiones son los soportes del motor dinámicos y el eje trasero direccional, así como nuevos elementos aerodinámicos en el frontal, un difusor y un alerón trasero de fibra de carbono.

 

 

Llegará al mercado a mediados de mayo por 175.437 euros equipado con el cambio PDK de serie, y recuerda que si lo quieres manual te costará lo mismo con unas prestaciones casi calcadas en la vías públicas lo que deja la cuestión en una simple pregunta… ¿tú eres de PDK o de manual?

 

Fotos del Porsche 911 GT3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *